Temuco – Juan o cualquier otro

temuco

 

Juan o cualquier otro

Alvaro Contreras

Cuando Juan el ratón salió a caminar aquella fría mañana de abril, pensó dos veces si es que debía poner los cerrojos de sus puertas y ventanas, pues sabía muy bien que los zorros no dejan vivir en paz a quien no es precavido, y se quedó en eso un buen tiempo.

Sacó la manta con la que tapaba el metal barnizado de su nuevo auto. Al menos parecía nuevo para él: lo había comprado hace dos años y medio a un viejo y elegante sabueso francés.

Partió sin rumbo alguno, igual que en verano, pues ya no había nada que hacer. Prendió lentamente uno de esos largos y tristes habanos que había prometido vender hace un tiempo ya. El campo y los arboles pasan, ideas furtivas que vienen y van. El tiempo no vale un carajo, no vale la pena. El puro se deshace lento entre sus garras. Fluye el humo, avanza el día.

Llegando a la loma se baja del auto, las llaves caen… sensación de hastío, de ahogar todo tipo de esperanza bien fundamentada, concisa y alentadora. De malos modos y poca paciencia, todo (según él) producto de pronósticos premeditados promovidos por próceres pragmáticos parte pensante y productiva de su propia prisión. Su propia prisión, la cual nunca fue en verdad tan así como él creía.

Buscando nervioso en la hierba mojada, flashback. Se remonta al pasado de pronto, la bruma se disipa y recuerda el cartel que obstaculizaba el paso a los ratones.

¡Quién pudo haber presagiado que la colina fuese el lugar de destino de aquella gata a quien anhelantes deseos de satisfacer el hambre le harían permanecer ahí escondida agazapada, esperando!

Y ahora sumiso, indefenso, buscando aquel sonido que cada vez más, parece, suena, como un cascabel, aprieta y rechina los dientes esbozando una mueca ambigua… debe ser que a eso vino.

Cuando Juan el ratón salió a caminar aquella fría mañana de abril, pensó dos veces si es que debía poner los cerrojos de sus puertas y ventanas, pues sabía muy bien que así es como han de quedar, y se quedó en eso un buen tiempo.

OTROS CUENTOS EN LA REVISTA Edicion XI-final

 

Comenta con facebook
¿te gustó? puedes compartir este artículo!!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*



Contact Us